Las Grayas: el ojo prestado y común


Nos convertimos en Grayas cada vez que olvidamos que la mirada es una tarea personal. La construcción de un mundo con monulas propias y genuinas.




0 comentarios:

Publicar un comentario