Rembrandt y el regreso del hijo pródigo


Somos el Padre, somos el Hijo Mayor, somos el Hijo Menor. Somos la textura que se extravía en el país lejano y que retorna a la Casa de la Alegría.

0 comentarios:

Publicar un comentario