La mirada espejo y la soledad del reflejo


 El hombre-Narciso sólo ama su reflejo. No mira. No escucha. No ama. No cambia. No quiere conocer.

0 comentarios:

Publicar un comentario