La Monula ilusión-desilusión dialoga hoy con el famoso monólogo de Segismundo, personaje de “La vida es sueño” de Calderón de la Barca. Y con mucho cariño, nos invita a mirar y abrazar la belleza de estas dos texturas de manera conjunta y recíproca.





La Monula alegría-tristeza nos invita, con su ojo luminoso y su ojo oscuro, a mirar estas emociones fundamentales de forma conjunta. Aceptando y abrazando la idea de que sus texturas nacen, viven y crecen en nuestra vida de forma conjunta.









Las texturas de las emociones germinan y proliferan en el fondo de nuestra alma. Y esperan de nosotros el abrazo de la aceptación y el cuidado permanente.



Nos convertimos en Grayas cada vez que olvidamos que la mirada es una tarea personal. La construcción de un mundo con monulas propias y genuinas.





Johannes Vermeer entra y sale de Chen del Llerel invitándonos a mirar las más bellas texturas de lo sencillo y lo cotidiano.