La textura de la Abeja convoca a lo sagrado, y nos recuerda que el Don, al igual que la Miel, es proceso y camino 🍯...

 



La Textura Colibrí nos mira a la vez, desde la quietud enfocada y desde la efervescencia inagotable del Ser...

 


Mirar y abrazar la textura del “No sé”, es cruzar el umbral mágico de la Pregunta y mirar de forma renovada y libre el mundo de la vida.

 


Todos aquí de nuevo!! Renovando las miradas con colores, con Monulas, con nuevas posibilidades de Ser y Estar.

 


La textura del 2020 renovó nuestra mirada de la Muerte. Y así, la vida se hizo más esencial, profunda y cercana.🌿