CHEN DEL LLEREL Y LAS MONULAS COMO LA BELLEZA EN LA PERCEPCIÓN.


Fieles entonces al principio estético por excelencia de percibir la totalidad de la belleza, entramos a la Tierra de los Monulas cuando despertamos nuestros sentidos y nuestra disposición afectiva para sentir y amar el mundo, percibiéndolo como lo bello mío, lo bello tuyo, lo bello nuestro. Sentir y amar la belleza del ser de lo cercano y lo sencillo. He aquí la alegría de habitar la bella esencia de las cosas. La alegría sublime de habitar Chen del Llerel con las Monulas.



 

Comentarios

  1. El sentido estético y la mirada fenomenologíca que esto nos impone, nos lleva a contemplar el mundo siendo parte del mundo, vivir las texturas y actuar ante ellas, permear tu entorno de tus propias texturas.
    La mirada fenomenologíca es un ejercicio ético más que estético, pues consta en entender, determinar y actuar ante la belleza, las monulas y la tierra, buscar hacer del mundo tu bosque y habitar ese bosque como lo sientes, lo vives y lo haces contigo mismo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario