LAS MONULAS COMO REFUGIO DE LO BELLO EN LO SENCILLO


La invitación de las Monulas a mirar el mundo se fundamenta en una nueva valoración del ser de lo cercano y lo sencillo. El mundo circundante se hace actual y activo en el instante en que miramos de nuevo y la  vida escapa de la contemplación pasiva. 

Ahora, al mirar con las Monulas “lo sencillo” y lo “cercano”, la vida es impulso “en acto” del sentido, donación de significado del instante mismo, que nos invita a construir nuevos diálogos con el mundo. El instante se enriquece con la invitación a mirar que nos hacen las Monulas. A partir de ellas, el ser da y recibe. Lleno de totalidad, voluntad y donación, en este instante monular se fermenta la fuerza del ser y el sentido del tiempo.


Recibimos la donación de las cosas en la riqueza del instante que las monulas nos ofrecen a partir de “lo sencillo”. “En un mismo acto”, ellas y tú, ellas y yo, ellas y nosotros, damos y recibimos los dones del sentido, logrando así fundar conjuntamente el mundo. Las Monulas son un esfuerzo, un querer, y una co-sensación mutuos. Un co-tocar entre el hombre y las texturas, entre el mundo y el instante siempre nuevo de la percepción.


Desde lo sencillo y lo cercano, las Monulas nos convocan en el aquí y el ahora a concebir las relaciones con las “cosas-sentido” no como monotonía ni como repetición sino como persistencia y regeneración. En la mirada de las Monulas surge un “querer hacer durar” el tiempo, inventándolo, reiterando una y otra vez su carácter renovable a partir del hábito en que se fortalece cada vez más la facultad de habitar el mundo a partir de la mirada.


Las Monulas quieren que volvamos a entender la mirada como una realidad que se impregna en la carne misma. Volver a concebir la experiencia corpórea de lo que palpo, degusto, escucho, huelo, y veo. Es decir, de todo lo que MIRO. Las Monulas se comprenden entonces como lo presente, como el núcleo ontológico de la existencia misma del ser humano cuando comienza a entender “lo sencillo” y lo cercano como hogar, influencia, esencia y proyección.


El Instante Monular en que me vinculo con una textura me influencia y me constituye, pero también, me construye y me proyecta al mundo compartido de los otros. El pasado y el futuro emanan de la misma fuente. En la mirada Monular las causas sobreviven y se proyectan. En la invitación a mirar de las Monulas la vida se recuerda y se sueña. 


Y lo que encuentro más bello y sublime, es que podemos encontrarnos unos con otros, tu y yo, el y ella, en torno al afecto hacia una misma Monula. Una misma textura puede unirnos con otros. Acercarnos en el afecto hacia lo mismo. Pues a partir de las Monulas los afectos, las nostalgias, las sensaciones, también se añoran y se comparten, se añoran  y se esperan. Con las Monulas el ser humano se vincula a todo aquello que es su tierra, su suelo, su hogar, su lugar en el mundo y la historia. Los mira, los ama y vuelve a fundarlos a partir de sí mismo. Interacción, realización, propiciación, desvelamiento, proyección y comienzo que surge de mirar la realidad desde lo sencillo y lo cercano.


 

Comentarios

  1. Desde pequeños se nos enseña que la belleza está en grandes cosas, no en las pequeñas pues tendemos a crecer en lo pequeño. Así que crecemos con la perspectiva de que lo que nos rodea no es bello, no es agradable, no es algo por lo que nos deberíamos sentir orgullosos. Pero, cuando realmente se ve lo "bello", lo que debería agradar a la vista y, si somos afortunados, al alma también, resulta que nos hemos mentido.
    La belleza de las cosas radica en la nueva mirada que les demos. Es decir, no vamos a encontrar belleza si contemplamos las cosas más simples con el precio que le pegan en la parte de abajo, mucho menos si sabemos que la compramos en la tienda de "Todo a 1.ooo". Pero, ¿qué tal que en la tienda de "Todo a 1.000" encontremos el lápiz que siempre quisimos y que nunca no lo compraron?
    La belleza en lo sencillo es reconocer que ese lápiz es mejor que el de marca porque fue el que siempre quise y nunca me compraron. La belleza en lo sencillo radica en aceptar que aunque lo que tengo lo heredé de mi hermano, la forma en que yo veo ese objeto o lo uso, nadie más lo va a realizar de la misma manera porque no es sólo un objeto más.

    ResponderEliminar
  2. Esto me transporta de inmediato al instante, al valor que tienen las cosas que vivimos día a día, al presente, al saber disfrutar lo que estabamos viviendo, la lluvia, el día soleado, el café, una buena ducha, una cama caliente, un saludo de mamá, los maullidos del gato, entre otras. Todo esto, es lo que en muchas ocasiones dejamos pasar, bien sea porque estamos pensando en aquello que no tenemos o en lo que queremos. Buscamos lo bello, afuera, como si eso fuera algo que se comprara, sin darnos cuenta que tenemos todo para encontrar la belleza en lo sencillo en estas pequeñas cosas que son las que tienen más valor y ahí es donde radica su belleza, porque son cosas que trascienden, que le hacen bien al alma, la nutren, la cultivan y pasan en el aquí y en el ahora, en donde es posible disfrutar y valorar lo sencillo.

    ResponderEliminar
  3. La belleza tiene una concepción errada. Ahora la belleza es algo que se ha materializado como algo distante, ajeno y frío.
    La lejanía que representa la belleza, convierte en entes: esclavos desesperados por alcanzarla. Sin embargo, lo cierto es que la Belleza para el ser es cercanía que se da en el momentum, en la simpleza de la mirada. Quién mirada con los ojos del ser, observa un mundo colmado de belleza. Las cosas, el otro no son tan ajenos al yo, sino que hay cercanía, calidez en la belleza.

    ResponderEliminar
  4. Lo bello del instante por el cual nos aproximamos al ser están necesariamente en lo cotidiano. La mirada hacia el ser-ahí es el esfuerzo de la propia perseverancia del ser, así, el descubrimiento de la fuerza vital profundiza y permite afirmarse dentro de su entorno. La mirada de lo sencillo es ,en cierto modo, una forma de conservar su propia existencia mediante las dinámicas que fructuan con las interacciones con lo significativo. Me parece que la importancia más relevante acerca de lo sencillo es que sólo conociendo aquello que significa nuestras pasiones es como es posible convertirlas luego en acciones en lo cotiidiano.

    ResponderEliminar
  5. A veces olvidamos el concepto de lo sencillo: ¿Qué es en verdad? ¿Por qué influye tanto en mí ?
    Esas cosas que miras a través de las monulas y que proyectan las texturas son lo que nos hace "ser".
    El tiempo en el que vivimos y las experiencias que nos rodean son tiempo que no podemos perder en soñar con futuros inexistentes que me hacen perder de vista mi alrededor y las cosas importantes que ahora mismo tengo a mi lado. más aún cuando nos dejamos influenciar por los alrededores y por las vanalidades que la sociedad impone sobre mí.

    Las monulas nos invitan a ver más allá de los estándares y de esos prejuicios con los que nos alimentan nuestros padres. Por ejemplo: "debes ser un alumno ejemplar, debes ser bueno en todo, debes de ser como los demás". y ¡No! Eso no es así ¿Por qué creer que somos seres que pueden hacer todo? Se trata de Mirar lo sencillo para conocernos. "me gusta dibujar yo dibujo, me gusta leer y no por que tenga que hacerlo si no porque me apasiona, cuando voy por la calle y me miran extrañados si me detengo a darle de comer a un perrito de la calle lo hago porque me gusta, me hace sentir bien" son momentos como esos los que me hacen sentir que estoy en contacto con una parte de mi misma y aunque es aún difícil ver lo bello en las imperfecciones que poseo, esta mirada monular me hace pensar cada vez más en lo que me rodea antes que en lo que algún día tendré.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario